web analytics

¿Sabías que…? El 4, es el iPhone más fácil de personalizar

El jailbreak es la puerta de entrada a la personalización más básica que podemos llegar a realizar a nuestro dispositivo a nivel de software, pero si abrimos miras y disponemos de «algo ahorrado» podremos llevar nuestra pasión a lo físico, nada de virtualismos o themes.

¿No te llega para el nuevo iPhone 4S? Pues personaliza tu iPhone 4 con el color que más te guste y destaca sobre el resto. A continuación, nuestra experiencia en estos años.


Desde sus inicios el iPhone ha sido un objeto «místico» y sólo unos pocos lo han abierto para ver qué lo hace funcionar. Si en alguna ocasión abristeis un 2G, 3G o 3GS os aseguramos que no os encontraréis con los mismos problemas con el 4 ya que mejoró mucho el diseño interior, ¿a qué nos referimos?

Para abrir el iPhone 2G teníamos que ser poco menos que «Hulk enfurecido». Muchas partes traseras de aluminio acababan dobladas o directamente reemplazadas y luego, para acceder al resto de componentes también se las traía.

Estos dos problemas fueron asombrosamente mejorados en el iPhone 3G/3GS, prácticamente idénticos, permitiendo ahora reemplazar una pantalla rota en 3 minutos, y no en media hora (con suerte) como con el 2G. El problema venía ahora si queríamos cambiar la tapa trasera, ya que nos arriesgábamos a no colocar bien los botones de volumen y/o el silenciador

Como decimos cada iPhone es distinto y personalmente, que los he abierto todos, pienso que el modelo de la 4ª generación es una obra maestra de ingeniería ya que nos permite cambiar tanto el cristal frontal como el trasero sin comprometer otros componentes, o sin tener que desmontar del todo el dispositivo, lo que anima a que nos vendan Kits de conversión de diferentes colores.

Tenéis toda la información que vayáis a necesitar, incluyendo fotografías, en la página web de iFixit y os dejamos un vídeo que resume el despiece y montaje del iPhone 4.